Aprendizajes, Género, Noticias

Un cambio en la dieta mejora la salud de los agricultores en Kenya

“Antes, nuestra comida era como veneno para nuestros cuerpos, pero ahora es como una medicina”, asegura Eunice Wango Manga, agricultora del condado de Kitui, al este de Kenya. Su familia y su comunidad figuran entre los beneficiarios de un proyecto de la FAO destinado a mejorar la alimentación de las familias de pequeños campesinos, produciendo alimentos más nutritivos.

Eunice, de 45 años, forma parte de un grupo de autoayuda de agricultores con 26 miembros de los cuales solo dos son mujeres. A finales de 2017 el grupo comenzó a recibir formación en alimentación y nutrición dentro del proyecto de la FAO, Incremento de la productividad y rentabilidad de los pequeños productores (ISPP, por sus siglas en inglés), financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

“Antes, no era capaz de caminar largas distancias. Padecíamos muchas enfermedades en nuestra familia; acudíamos al hospital con frecuencia”, relata Eunice, que está casada y tiene tres hijos. “Pero ahora estamos sanos y muy activos”.

El dinero que Eunice y su marido gastaban en visitas al hospital ahora lo destinan a la educación de sus hijos y a su granja. Recientemente compraron una bomba de agua para regar, lo que les ha ahorrado el coste de contratar a alguien para que bombeara agua a sus campos. La mayoría de la gente de la zona tenía una dieta inadecuada por diferentes razones, admite Eunice.

Sin embargo, ahora los miembros de su familia también están notando mejoras en su salud. “Yo soy la que cocina, así que si cambio mi dieta, también cambio las suyas”, se ríe Regina. Entre los cambios realizados, ahora cocina con menos aceite y menos carne y añade alimentos nutritivos –como el sorgo–, a sus platos.

Una parte importante de la formación de la FAO ha sido capacitar a los agricultores sobre hortalizas autóctonas y nutritivas que pueden cultivar en sus huertos.

Las mujeres representan al menos el 50% de la mano de obra agrícola en los países en desarrollo. Al igual que Eunice, son agentes fundamentales de cambio en la lucha contra la malnutrición. Un mundo #HambreCero no es posible sin ellas.

Aquí puedes leer la nota completa: http://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1184460/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s